martes, 21 de octubre de 2014

BIZCOCHO DE ALMENDRA Y CABELLO DE ÁNGEL


Ingredientes:
  • 5 huevos.
  • 200 gr de azúcar.
  • 250 ml de aceite de girasol o aceite de oliva de 0,4º (yo utilicé el primero).
  • 250 ml de leche.
  • 125 gr de harina.
  • La ralladura de la piel de un limón.
  • 1 sobre de levadura química (16 gr).
  • 1 cucharadita de anís molido.
  • 500 gr de almendras molidas.
  • 800 gr de cabello de ángel.
Utensilios y material necesario:
  • Un molde para bundt de 2,36 litros de capacidad y un molde redondo de 18 cm de diámetro (ver notas).
Preparación:

1. Precalentar el horno a 180º C.

2. Engrasar bien los moldes y enharinarlos. Reservar.

3. En un bol poner los huevos y el azúcar y batir con la batidora eléctrica para que queden bien integrados.

4. Añadir el aceite y la leche y batir nuevamente hasta obtener una mezcla homogénea.

5. Añadir a la mezcla anterior la harina tamizada, la ralladura de limón, el sobre de levadura química y el anís molido. Batir con la batidora eléctrica hasta obtener una masa sin grumos.

6. Añadir la almedra molida y volver a batir hasta integrar.

7. Añadir el cabello de ángel y remover a mano hasta incorporarlo por completo a la masa anterior.

8. Verter en los moldes y hornear (primero un bizcocho y luego el otro) entre 35 y 55 minutos aproximadamente (el tiempo final dependerá del tamaño del bizcocho a hornear y del horno); comprobarlo pinchándolo con una aguja, si sale limpia estará listo.

9. Sacar del horno y dejar enfriar colocando el molde sobre una rejilla. Una vez frío. Desmoldar.




Notas:
  • Delicioso, espectacularmente jugoso, nada empalagoso y rápido de preparar (si no tenemos en cuenta el horneado). Lo hice para el cumpleaños de mi madre y fue un rotundo éxito.
  • Con las cantidades indicadas resulta una gran cantidad de masa (hice el bizcocho con forma de bundt que se ve en la imagen que abre este post y otro redondo de 18 cm de diámetro). Recomiendo hacer  al menos dos bizcochos en vez de hacerlo en un único molde (en una segunda ocasión lo hice así para llevarlo al trabajo y, a pesar de estar al menos 90 minutos en el horno, la parte central quedó cruda (el tiempo exacto no lo puedo dar porque se fue la luz y tardó dos horas en volver antes de poder seguir horneándolo); posiblemente porque al cocerlo parece que el cabello de ángel tiende a concentrarse más en el centro).
Fuente: receta del blog "depostres".

jueves, 16 de octubre de 2014

HORTENSIAS DE PASTA DE GOMA


Utensilios y material necesario:
  • Pasta de goma blanca.
  • Colorante en gel azul.
  • Colorante en gel violeta.
  • Colorante en gel verde.
  • Papel film.
  • Margarina.
  • Harina fina de maíz (Maizena).
  • Un set formado por un cortador y un molde de silicona para hortensias.
  • Un cortador y un nervador para hojas.
  • Una tabla de conservación de figuras.
  • Alambres para flores del nº 26.
  • Un rodillo pequeño.
  • Una esteca de dresden o un palillo.
  • Una esteca de bolillo.
  • Una almohadilla de espuma (foam).
  • Unos alicates pequeños.
  • Pegamento comestible.
  • Un pincel fino.
  • Un secador de flores (yo utilicé un secador para pasta fresca).
  • Un formador de flores y hojas.
  • Cinta verde para flores.
Elaboración:

1. Teñir una parte de pasta de goma blanca con una pequeña cantidad de colorante azul en gel y amasar bien hasta que tenga un color uniforme, repetir la operación hasta obtener el color deseado para las flores de la hortensia azul (hay que tener en cuenta que al secar la pasta de goma el color se intensifica). Envolverla en papel film y reservar.

2. Repetir la operación con un trozo de pasta de goma blanca y colorante violeta para las flores de la otra hortensia. Envolverla en papel film y reservar.

3. Repetir la operación con un trozo de pasta de goma blanca y colorante verde para las hojas. Envolverla en papel film y reservar.

4. Cortamos por la mitad de su longitud, con la ayuda de unos alicates, tantos alambres del nº 26 como la mitad de las flores que queramos hacer para formar cada hortensia (la hortensia azul la hice con 16 flores, así que corté por la mitad 8 alambres; si queremos que la hortensia final sea de mayor tamaño tendremos que hacer más flores) y uno de los extremos de cada alambre lo doblamos sobre sí mismo. Reservamos.


5. Empezaremos haciendo el centro de las flores, para ello formamos una bolita de pasta de goma azul (el tamaño de ésta estará en función del tamaño que tenga el cortador de pétalos que vayamos a utilizar; si queremos simular algún capullo sin abrir haremos la bolita de un tamaño ligeramente mayor) y la hacemos rodar sobre la mesa de trabajo haciendo una ligera presión en el lateral con el dedo índice para que quede con forma de gota. Cogemos un alambre, mojamos el extremo del mismo que hemos doblado previamente en forma de gancho en pegamento comestible y lo insertamos en la gota de pasta de goma por su extremo más fino hasta el centro, sin que salga por el otro extremo. Con el extremo fino de la esteca dresden o con un palillo marcamos cuatro pequeñas hendiduras en forma de cruz. Repetimos toda la operación tantas veces como sea necesario para formar todos los centros de las flores.



6. Mientras los centros de las flores endurecen formamos los pétalos, para ello extendemos la pasta de goma azul con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 2 mm, con el cortador para hortensias cortamos tantas flores como necesitemos y las colocamos en la tabla de conservación de figuras para que no se sequen en contacto con el aire. Cogemos una flor y la depositamos centrada sobre el molde de silicona con el que vamos a marcar los pétalos y las nervaduras, cerramos el cortador y presionamos. Retiramos la flor del molde y la colocamos sobre la almohadilla de espuma. Con una esteca de bolillo afinamos sus bordes ejerciendo una ligera presión al tiempo que la giramos sobre el borde de los pétalos. A continuación colocamos el centro de la flor atravesando el centro de los pétalos con uno de los centros alambrados. Colocamos la flor boca abajo, con la mano hacemos un gancho en el extremo opuesto del alambre y la colgamos en un secador de flores o similar. Repetimos toda la operación hasta formar todas las flores que necesitemos. Dejamos secar las flores al menos 24 horas antes de formar el ramo.






7. Repetimos los pasos 4, 5 y 6 con la pasta de goma violeta para hacer las flores de la segunda hortensia.
 
8. A continuación hacemos las hojas del ramo. Extendemos la pasta de goma verde con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 2 mm, con el cortador para pétalos cortamos tantas hojas como necesitemos y las colocamos en la tabla de conservación de figuras para que no se sequen en contacto con el aire. Cogemos una hoja y colocamos en el centro de su mitad interior uno de los alambres del nº 26, que previamente habremos cortado por la mitad, presionando levemente para que se hunda en él, con el pincel ponemos encima un poco de pegamento comestible y encima un churrito de pasta de goma que aplastamos con cuidado para que se pegue sin deformar la hoja y que, así, el alambre quede mejor enganchado (es la misma técnica empleada para alambrar los pétalos de la peonía en el post anterior). Colocamos la hoja alambrada bien centrada sobre el molde de silicona con el que vamos a marcar las nervaduras, cerramos el molde y presionamos. Retiramos la hoja del molde y la dejamos secar sobre un formador de flores y hojas al menos durante 24 horas. Repetimos el proceso con las restantes hojas, dejándolas secar en diferentes posturas para que tengan un mayor realismo.




9. Una vez que las flores y hojas están secas formamos el ramillete. Empezamos cogiendo dos de las flores azules y uniéndolas entre sí enrollando sobre aproximadamente dos terceras partes de ambos alambres cinta para flores (el espacio que dejemos libre dependerá del número de flores que integren el ramillete, cuanto más grande sea éste más abajo habrá que empezar a enrollar la cinta para flores para poder acomodar todas las flores que lo van a formar). Colocamos la tercera flor y la aseguramos a las anteriores nuevamente con cinta para flores. Procedemos de igual forma con las restantes hojas y finalmente con las hojas para formar el ramillete. Repetimos la operación para formar la hortensia violeta.


  
Notas:
  • Estas hortensias las utilicé para decorar, junto con una peonía, la tarta de almendra y cabello de ángel que hice para el cumpleaños de mi madre y que publicaré en el próximo post.
  • Si la pasta de goma estuviera un poco seca la podemos recuperarla para que tenga la humedad necesaria con margarina y si estuviera demasiado húmeda podemos devolverla a su punto añadiéndole harina fina de maíz. Tanto la margarina como la harina fina de maíz sirven igualmente para que la masa no se pegue a la superficie de trabajo.
  • La pasta de goma se seca en contacto con el aire, por lo tanto es muy importante mantenerla tapada cuando no estemos trabajando con ella.
  • Si el tallo del ramillete es muy largo podemos doblarlo o cortarlo con unos alicates teniendo mucho cuidado para no romper las flores.
  • No todo el material que indico en esta entrada es necesario, algunas cosas podemos sustituirlas, con un poco de imaginación, por objetos comunes en cualquier casa.
  • Mairelly, de "Ponquecitos and Cakes University", tiene publicado el video tutorial "Cómo modelar hortensias para una tarta".

jueves, 9 de octubre de 2014

PEONÍA CERRADA DE PASTA DE GOMA


Utensilios y material necesario:
  • Pasta de goma blanca.
  • Colorante en gel rosa
  • Colorante en gel verde.
  • Papel film.
  • Margarina.
  • Harina fina de maíz (Maizena).
  • Una bola de porexpan de 2,5 cm de diámetro (opcional).
  • Un set formado por tres cortadores de tamaños diferentes para pétalos de peonía y un nervador de pétalos.
  • Un set formado por un cortador de hojas de peonía y un nervador de hojas.
  • Una tabla de conservación de figuras.
  • Alambres para flores del nº 26.
  • Un rodillo pequeño.
  • Una esteca de bolillo.
  • Una almohadilla de espuma (foam).
  • Unos alicates pequeños.
  • Pegamento comestible.
  • Un pincel fino.
  • Un formador de flores y hojas
  • Cinta verde para flores.
Elaboración:

1. Teñir una parte de pasta de goma blanca con una pequeña cantidad de colorante rosa en gel y amasar bien hasta que tenga un color uniforme, repetir la operación hasta obtener el color deseado para los pétalos de la peonía (hay que tener en cuenta que al secar la pasta de goma el color se intensifica). Envolverla en papel film y reservar.

2. Repetir la operación con un trozo de pasta de goma blanca y colorante verde para las hojas de la peonía. Envolverla en papel film y reservar.

3. Empezaremos haciendo el centro de la peonía, para ello haremos una bola de pasta de goma rosa de 2,5 cm de diámetro o envolvemos con pasta de goma rosa una bola de porexpan de 2,5 cm de diámetro (para ello humedecemos la bola de porexpan con agua con ayuda de un pincel para que el fondant se adhiera). Cortamos por la mitad de su longitud un alambre del nº 26 con la ayuda de los alicates y uno de los extremos lo doblamos sobre sí mismo. Mojamos ese extremo en pegamento comestible y lo insertamos hasta el centro de la bola y la dejamos secar al menos 24 horas (si utilizamos un bola de porexpan podemos utilizar una brocheta en lugar del alambre y fijarla con un poco de pegamento; yo utilicé alambre de flores y no quedó bien fijado a la bola, lo que me complicó enormemente el encintado de la flor, ver el paso 6).



4. Una vez seca la bola de pasta de goma, empezamos a hacer los pétalos. Extendemos la pasta de goma rosa con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 2 mm, con el cortador más pequeño cortamos 15 pétalos y los  colocamos en la tabla de conservación de figuras para que no se sequen en contacto con el aire. Cogemos un pétalo, lo depositamos sobre la almohadilla de espuma y con una esteca de bolillo afinamos sus bordes ejerciendo una ligera presión con ella sobre el borde del pétalo al tiempo que la giramos. A continuación colocamos el pétalo sobre la superficie de trabajo y encima el molde de silicona, presionándolo con la mano para marcar las nervaduras; repetimos la operación dándole la vuelta al pétalo. Afinamos y marcamos las nervaduras de otros cuatro pétalos más y procedemos a pegar una primera vuelta de pétalos alrededor de la bola de pasta de goma ya endurecida; para ello, con ayuda de un pincel, ponemos un poco de pegamento comestible en la mitad derecha del pétalo, sin llegar nunca a la parte superior, y lo colocamos sobre la bola, repetimos la operación con un segundo pétalo metiéndolo por debajo de la mitad que no pegamos del anterior y procedemos de idéntica forma con los tres pétalos restantes, pegándolos de forma escalonada. Proseguimos de igual modo con otras dos rondas hasta dejar colocados los 15 pétalos pequeños y dejamos secar la flor al menos 24 horas, bien colgada boca abajo o bien sobre algodones o papel suave para que los pétalos no se abran y la flor mantenga la forma.








5. Mientras tanto se pueden seguir preparando los pétalos medianos y grandes que van a ir alambrados. Para ello, con los otros dos cortadores del set, cortamos 6 pétalos medianos y 10 pétalos grandes que colocamos nuevamente en la tabla de conservación de figuras. Con ayuda de unos alicates cortamos por la mitad 8 alambres del nº 26. Cogemos un pétalo y colocamos en el centro de su mitad interior uno de los alambres cortados presionando levemente para que se hunda en él, con el pincel ponemos encima un poco de pegamento comestible y encima un churrito de pasta de goma que aplastamos con cuidado para que se pegue sin deformar el pétalo y así que el alambre quede mejor enganchado (esto es muy importante si no queremos que se nos rompan los pétalos cuando lo coloquemos para formar la flor). Colocamos el pétalo sobre la almohadilla de espuma y con una esteca de bolillo afinamos sus bordes. A continuación colocamos el pétalo sobre el molde de silicona y lo presionamos con la mano para marcar las nervaduras; repetimos la operación dándole la vuelta y lo colocamos sobre un formador de flores y hojas para que seque al menos durante 24 horas. Procedemos de igual forma con los 15 pétalos restantes.




6. Cuando el centro de la flor y los pétalos medianos y grandes ya estén secos comenzamos a unirlos empezando por los medianos. Para ello cogemos un pétalo mediano y lo colocamos pegado al centro de la flor adaptando el alambre del pétalo con la mano y sobre ambos alambres (el de la flor y el del pétalo) enrollamos un poco de cinta para flores para que queden unidos (para mí esta operación fue la más delicada y rompí alguno de los pétalos porque no adapté bien el alambre antes de encintar y acabó saliéndose del pétalo). Colocamos el segundo pétalo mediano por el interior del que ya fijamos adaptando el alambre y asegurándolo nuevamente con cinta para flores. Procedemos de igual forma con los restantes pétalos medianos y posteriormente con los grandes. (La coloqué sobre un molde para bundt para que acabara de secar totalmente sin sufrir daño alguno).


7. Para hacer las hojas de la peonía y unirlas a la flor repetimos los pasos seguidos con los pétalos medianos y grandes utilizando, en este caso, el set para hojas: cortando una hoja con cada uno de los cortadores, alambrándolas y marcando sus nervaduras, pero sin afinar sus bordes con la esteca de bolillo, dejándolas secar en diferentes posturas para que tengan un mayor realismo y encintándolas, primero entre sí y luego a la flor.





Notas:
  • Es una manualidad que a mí me resultó muy entretenida y cuyo resultado, aunque el proceso es un poco largo, merece la pena. Utilicé esta peonía para decorar, junto con unas hortensias, la tarta de cumple de mi madre; hacía mucho tiempo que quería intentar hacer flores con pasta de goma y qué mejor disculpa que ésta.
  • Si la pasta de goma estuviera un poco seca la podemos recuperarla para que tenga la humedad necesaria con margarina y si estuviera demasiado húmeda podemos devolverla a su punto añadiéndole harina fina de maíz. Tanto la margarina como la harina fina de maíz sirven igualmente para que la masa no se pegue a la superficie de trabajo.
  • La pasta de goma se seca en contacto con el aire, por lo tanto es muy importante mantenerla tapada cuando no estemos trabajando con ella.
  • Si el tallo de la flor es muy largo podemos doblarlo o cortarlo con unos alicates teniendo mucho cuidado para no romper la flor.
  • Para hacer esta primera flor he mirado varios tutoriales, os dejo los enlaces por si queréis echarles un vistazo, de todos ellos se puede aprender algo: "Como hacer una peonía cerrada con pasta de goma" del blog "María Lunarillos", "How to make a gumpaste peony. Part 1" de "Cake Journal", "Tutorial unwired peony" del blog "Tarttokig", "Gumpaste peony tutorial" del blog "Little Birdie Secrets", "Gum Paste Peony tutorial: Part 1" y "Gum Paste Peony tutorial: Part 2" de "Cakerator".
  • No todo el material que indico en esta entrada es necesario, algunas cosas podemos sustituirlas, con un poco de imaginación, por objetos comunes en cualquier casa, tal y como se puede ver en alguno de los tutoriales anteriores.
  • No saqué fotos del encintado de los pétalos a la flor, intentaré subsanarlo en un futuro. En los tutoriales anteriores pueden verse fotos del proceso.